Etiquetas

,

Continuando con la serie de Lisa McMann, en Fade las cosas se complican mucho.

Tanto Janie como Cabel, asumen una responsabilidad conjunta que los lleva a más problemas en su relación, a mal entendidos e inclus separaciones.

Trabajar de encubierto no es algo fácil para esta pareja de adolescentes que ahora trabajan con la policía local, tratando de resolver un crimen.

Para Janie y Cabel, la vida real es cada vez más difícil que los sueños. Ellos sólo están tratando de hacerse (en secreto) un poco de tiempo juntos, pero no hubo suerte. Cosas inquietantes están sucediendo en Fieldridge high, sin embargo, nadie lo habla. Cuando Janie intercepta las pesadillas violentas de un compañero, el caso finalmente se abre- pero nada sale como estaba planeado. Ni siquiera cerca. Janie no está segura acerca de su cabeza, y el comportamiento escandaloso de Cabe tiene graves consecuencias para ambos.

Peor aún, Janie aprende la verdad sobre sí misma y su capacidad. Y es sombría. En serio, brutalmente sombría. No sólo es su destino como captora de sueños pero lo que viene es de la forma más oscura de lo que incluso había temido…

El personaje que aprecie mucho en este volumen, es la Capitán Fran Komisky, mostrándose siempre tan dura pero tiene un corazón de pollo, cuando se trata de sus dos mejores agentes encubiertos.

El amor incondicional de Cabel para Janie es más palpable y puesto a prueba en Fade, pero ahora es Janie la que no quiere dar el siguiente paso en su relación.

Creo que ambos piensan que están tan rotos y malheridos por la vida, que son inmerecedores el uno del otro, cosa que es de lo más problemático en Fade. Varias cosas sobre el futuro de la relación de Janie y Cabel se establecen en este volumen, y nuevo e impactante conocimiento llega a Janie.

Quedas prendido de la serie y no queda más que continuar con Gone.

C’ya
Lorelay